Modelos de remuneración: ¡multiplica la rentabilidad de tu campaña de performance!

Autor: Javier Prados

Una estrategia de marketing exige muchas horas de planificación. Creatividad, contenido, desarrollo... Todos trabajamos alineados para alcanzar un mismo objetivo, pero de nada sirve si el resultado final no reporta rentabilidad a la empresa. Si no estudiamos bien los modelos de remuneración, nuestro trabajo todo puede haber sido en vano. 

 

El término Performance Marketing se usa para referirse a campañas online que buscan generar conversiones (ventas, registros, visitas o cualquier acción que sea medible). Por ello se denomina también "Marketing de resultados" ya que siempre está enfocado a alcanzar un objetivo concreto. Generar tráfico de calidad y que este tráfico convierta es clave para toda campaña de performance, pero ¿compensa pagar por impresiones? ¿es mejor garantizar resultados? El éxito de una campaña de Performance Marketing depende en gran medida del modelo de remuneración que se pacte con cada uno de los soportes implicados en la campaña. Existen 4 modelos principales: CPM, CPC, CPL, CPA. La clave para optimizar los costes por conversión es combinarlos correctamente según el objetivo principal de la campaña. 

 

1. CPM (Coste Por Mil)

 El CPM es un modelo en el que el anunciante paga por cada mil impresiones de un anuncio, es decir, el coste de que nuestro anuncio aparezca "impreso" mil veces en la web donde se está publicitando.

El principal objetivo con este modelo es conseguir notoriedad y mejorar nuestra imagen de marca. Se utiliza en campañas de branding y prospecting.

 

2. CPC (Coste Por Click)

El CPC es un modelo en el que el anunciante paga por cada click que un usuario haga sobre nuestro anuncio y que enlaza con su página web, landing page o microsite.

En este caso, el objetivo sería conseguir tráfico de calidad, es decir, que el público que nos llegué a nuestra web esté interesado en nuestros productos y servicios. Se utiliza sobre todo a la hora de anunciarse en Buscadores, Redes Sociales y Redes de Display. Con este modelo de remuneración debemos vigilar que los clicks no sean fraudulentos. Es necesario prestar atención a la tasa de rebote de la página de destino y, aunque no se trate del mismo indicador, asegurarnos de que no hay demasiada discrepancia entre clicks y visitas.

 

3. CPL (Coste Por Lead)

 El CPL es un modelo en el que solo pagamos por registro de un usuario. Para este tipo de campañas se desarrolla una landing page orientada a la conversión evitando puntos de fuga. Normalmente se negocia directamente con los soportes para definir las características de un Lead válido.

La remuneración en estos casos dependerá de distintas variables como pueden ser: el número de campos a rellenar por parte del usuario, los criterios de validación del lead, la calidad de tu landing page o los criterios de segmentación de tú público objetivo. 

 

4. CPA (Coste Por Adquisición/Acción)

 El CPA es un modelo en el que lleva implícito la realización de una operación por parte del usuario, como la compra de un producto o la contratación de un servicio. Se utiliza en campañas de venta.  Bajo este modelo, suele ser el anunciante el que establece un precio máximo que puede pagar por venta en función del margen que tiene con cada producto. Puede ser una cantidad fija o variable (% sobre la venta).

Debemos vigilar muy de cerca el proceso de compra a través de la web, ya que si este no está optimizado o no es el adecuado, nuestro volumen de ventas será escaso y no obtendremos la rentabilidad esperada.

 

Otros modelos de pago para las campañas de performance

Aunque los cuatro modelos mencionados son los más habituales, existen otros modelos de remuneración como por ejemplo:

 

CPF (Coste Por Fan), muy utilizado en las estrategias relacionados con Social Media.

CPV (Coste Por Visualización), utilizado en campañas de vídeo marketing.

CPD (Coste Por Descarga) y CPI (Costes Por Instalación), utilizado en campañas de promoción de Apps.

 

Combinar los diferentes modelos de remuneración para mejorar la rentabilidad de las campañas en todo un arte. Y encontrar el equilibrio en esa rentabilidad es imprescindible para generar una relación cordial con los soportes. Esperamos que este post te haya ayudado a encontrar las claves.

 

 

 

Pin It