Marketing de afiliación: un “match” en el que triunfa el amor

Autor: Mónica Rincón

Mientras que la programática, SEM o la publicidad en redes sociales son canales que se han convertido en pilares sólidos a la hora de elaborar un plan de medios, el marketing de afiliación sigue peleando su hueco y luchando por un presupuesto que le permita demostrar lo que vale.

Aunque siempre acaba cogiendo un trocito del pastel, el marketing de afiliación se suele utilizar como un complemento que acompaña al resto de canales con el objetivo de aumentar las ventas lo máximo posible, pero hoy en día todavía existe un cierto miedo al canal ya que, si no se trabaja de la forma adecuada, puede afectar no solo al nivel de ventas, sino a la imagen y reputación de la marca.

¿Qué es el marketing de afiliación?

Consiste básicamente en la utilización de proveedores externos para la promoción de un producto o servicio a cambio de una comisión por cada clic, lead o venta conseguida.

 El factor de riesgo que puede tener el marketing de afiliación es que no se tiene el control directo de las campañas, sino que se basa en una relación de confianza en los proveedores externos que se convierten durante un tiempo determinado en los “dueños” de las mismas.

 

Cuando una campaña de afiliación se convierte en una historia de amor

En la era digital en la que nos encontramos, podemos ir un paso más allá y comparar el marketing de afiliación y su funcionamiento con la búsqueda del amor a través de aplicaciones. ¿Quieres saber por qué?

Toma nota y lo entenderás. Te dejamos unos consejos para que tu canal de marketing de afiliación se convierta en uno de los top dentro del plan:

1. Utiliza un mix de canales dentro de la afiliación

Tal y como sucede en la búsqueda del amor digital, no es bueno centrarse solo en un tipo de perfil (deportista, realfooder, amante de los animales), sino que viene bien salir de la zona de confort y animarse a descubrir a personas que, en un principio, pueden estar un poco alejadas de tu prototipo. ¡Nunca se sabe si su afición por el paracaidismo te va a acabar gustando a ti también!

En el caso del marketing de afiliación sucede lo mismo. Aunque hay canales más sólidos, como email marketing o display, está bien probar otros como la publicidad nativa, comparadores o corregistros. Una vez que vayas viendo los primeros resultados podrás descartar canales y quedarte con los que mejores ratios de conversión tengan. Quién sabe, lo mismo uno por el que no dabas ni un duro se ha colocado en el top de la conversión.

2. Mantén siempre una nueva relación con los proveedores

Las relaciones, ya sean de amor o amistad, hay que cuidarlas. Aunque pueda parecer descabellado, en el marketing de afiliación tener una buena relación con los proveedores puede ayudarte de forma directa a que los resultados de tu campaña sean mejores.

¿Por qué? Pues es sencillo, si se genera una relación sólida, de confianza y en la que hay buen ambiente, los proveedores van a tratar la campaña con mucho más cuidado y mimo por esa relación que os une. Nuestro consejo para conseguir esa buena relación es sencillo: olvídate por un momento de que estás trabajando y charla amistosamente con ellos: hobbies, planes de fin de semana, restaurantes favoritos…

Desde Bysidecar sabemos que gracias a la afiliación se han formado grandes historias de amistad entre clientes y proveedores. Y lo mejor de todo es que eso ha influido directamente en los resultados de las campañas trabajadas. Es, sin duda, un win-win.

3. Evita trabajar con redes de afiliación 

Imagina que haces match con un chico o una chica y te dice que tu perfil le encaja para un amigo o amiga. Cuando te pasa el número de esa persona, este amigo o amiga te vuelve a decir lo mismo… Al final son tantas las personas que han intervenido en ayudarte en la búsqueda del amor que, lo más seguro, es que cuando le llegue tu perfil a la persona final, tenga una versión de ti un poco distorsionada.

Lo mismo pasa con las redes de afiliación. Si decides usarlas, tu campaña quedará expuesta a multitud de proveedores de los que no tendrás el control y que podrán usarla sin saber casi el objetivo de esta. El cuidado y mimo del que hablábamos en el punto anterior se pierden y tu campaña acaba en usuarios que nada tienen que ver con el público objetivo al que iba dirigida.

Por eso, si usas redes de afiliación, hay que poner unas condiciones muy claras para trabajar la campaña y tener el mayor control posible para evitar sustos inesperados.  

4. Ofrece a los proveedores un valor diferencial de tu campaña sobre la competencia

Todas las personas tenemos algo que nos diferencia del resto y que nos hace especiales. Podría decirse que es nuestra esencia y es lo que suele llamar la atención de nosotros cuando se nos conoce.

En el marketing de afiliados es muy importante que los proveedores externos crean en el valor de la campaña para que la prioricen a la hora de trabajarla. Y, seamos realistas, se trabajan cada mes multitud de campañas, es importante que hagas que la tuya sea especial, que muestres su esencia.

Puede ser la imagen de marca, el incentivo, el producto o servicio… todas las campañas tienen algo que las hace diferentes. Tienes que encontrarlo y usarlo cuando ofrezcas la campaña a terceros. Consigue que los proveedores también lo vean así y mucha parte del trabajo estará hecho.

5. Ten paciencia. Los buenos resultados se cocinan al fuego lento.

Las relaciones sólidas se construyen a base de tiempo y cuidados. Lo mismo pasa con el marketing de afiliación. Para medir si una campaña ha tenido una buena conversión hay que tener paciencia y darle tiempo.

Es importante medir las campañas para poder evaluar su rendimiento y, en base al mismo, poder ir optimizando aquellos aspectos que pueden influir de forma directa en los buenos resultados: fuentes utilizadas, creatividad, segmentación…

 A veces es necesario varias citas para encontrar a la persona correcta. El marketing de afiliación es una carrera de fondo y, como sucede en el amor digital, no hay que perder la esperanza si el primer match no sale bien. A veces es necesario probar varios canales y proveedores hasta dar con la fórmula que genera tráfico, leads de calidad y conversión.


En definitiva, como en el amor en tiempos digitales, el marketing de afiliación requiere de dedicación, tiempo y paciencia. Mucha paciencia. Pero no hay que perder la esperanza ya que, si se trabaja bien y el match es bueno, se puede convertir en uno de los canales más rentables dentro del plan.

Después de saber todos estos trucos… ¿Le vas a dar una segunda oportunidad? Si es así, esperamos que consigas un match y surja una gran historia de amor.

 

Pin It