¿A vueltas con el asunto del asunto? ¡Acierta con el mejor!

Autor: Miriam Meijide

Este no es un post sobre cómo enfocar una estrategia de email marketing, ni sobre qué herramientas son las mejores para esto, ni de cómo y cuándo el email resucitó como una gran herramienta de captación y conversión cuando se usa de forma responsable, ética y profesional.

No, hoy no te voy a contar nada de esto. Que el email marketing funciona, lo sabemos y lo podemos demostrar con datos irrebatibles, propios y ajenos… pero ese es otro post.

Hoy te voy a contar qué pasa cuando ya estás “metido en harina”. Qué pasa una vez que ya has marcado tu estrategia, ya tienes unas bases de datos de suscriptores estupendas, ya sabes lo que quieres comunicar… y llega el momento de crear un email que funcione.

Al contrario de lo que se pueda creer, ¡este paso no es el más fácil! Quizás sea precisamente un paso delicadísimo en el que un error puede cargarse todo el trabajo anterior.

La batalla de la bandeja de entrada

Imagina la bandeja de entrada de tus suscriptores como un campo de batalla en el que tu email, esa criaturita que has hecho con tanto cariño, se la va a jugar con cientos de emails por ganar la atención del receptor y ser abierto, por no ir a parar a la bandeja de spam, por ser atendido como merece. ¿En serio crees que no debes prepararlo para esto?

En esa difícil batalla de la bandeja de entrada tu email va a tener solo 2 armas que son clave para salir airoso: que tú seas de confianza y que hayas acertado con el asunto. Así de importante es este asunto del asunto: de él depende que tu email sea el elegido y se abra… o no se abra.

¿Qué te parece si vemos algunos datos y consejos para acertar con el asunto invencible?

 

Lo primero es lo primero: no quiero asustarte, pero el 69% por ciento de los receptores que marcan un email como spam lo hacen basándose solo en el asunto. Si no quieres irte directamente a la bandeja de spam, no uses en tus asuntos símbolos como %, $, €… y no utilices palabras que en determinada época están usando millones de emails en todo el mundo en todos los servidores: Black Friday, rebajas, christmas… Un poco de originalidad, por favor.

Empecemos por hacer nuestro esquema básico

  1. Qué – Objetivo de mi email. ¿Qué quiero comunicar?
  2. Quién – Mi audiencia ¿A quién se lo quiero comunicar?
  3. Cómo – Voz, tono, personalización… ¿Cómo se lo quiero comunicar?
  4. Cuándo – Elige el mejor momento. ¿Cuándo se lo quiero comunicar?

Una vez tenemos claro el esquema básico de nuestro email, pasamos a darle forma a la criaturita. Es importante que probemos y que no nos cansemos de probar hasta que los datos que midamos -no me hará falta contarte ahora que aquí hay que medirlo siempre TODO, ¿no?- nos vayan diciendo con qué tipos de asuntos, de imágenes, de copys y de CTAs son los que funcionan y hacen que nuestra audiencia haga lo que esperamos que de ella.

A la hora de pensar en un asunto para un email, tenemos que tener una meta clara: tiene que ser EFICAZ. Es el motivo que lleva a abrir o no un email, aquí es donde te la juegas. Puede ser descriptivo o misterioso, directo o sugerente, moderno o clásico, arriesgado o conservador… pero lo imprescindible es que tenga “gancho”. Si un suscriptor recibe 100 emails en Black Friday con el asunto “Black Friday”, mal vamos.

Consejos que te ayudarán a elegir mejor el asunto para tu mailing

  • La personalización es el punto que realmente ha demostrado mayor cambio en las tasas de apertura en la gran mayoría de los casos, más eficaz incluso cuando es combinada con acciones de cumpleaños o seguimientos de compra.
  • Puedes dirigir a lo que ofreces insinuándolo, o adelantarlo cuando es realmente irresistible. Cuando los beneficios que ofreces sean realmente atractivos, exprésalo directamente en el asunto: “Consigue”, “Llévate”…
  • Juega con la creación de sensación de urgencia. Despierta en el receptor el miedo a quedarse sin algo, sin una ventaja o algo que él quería. Le creas una necesidad, que no quiera “quedarse atrás”.
  • Seamos mandones, usa verbos imperativos. ¿Qué esperas del receptor? ¡Díselo! “Apúntate” “Comparte”…
  • A las personas nos gusta el misterio, ¡juguemos! Crea curiosidad: “Lo estabas deseando…”
  • Promete algo excepcional, ¡pero hazlo con tiento! “Cómo hacer la mejor tarta de café” “Aquí está la solución definitiva para…”
  • Preguntar incitará a responder, y todos somos muy respondones. Prueba a poner en tu asunto una pregunta: “¿Quieres…?” “¿Conoces…?”
  • El uso de emojis da un toque visual y divertido al asunto… pero ten cuidado con los cambios de imagen de algunos emojis dependiendo de los diferentes sistemas operativos, para que no te vaya a quedar un efecto raro.
  • Utiliza el sentido del humor y un poco de cachondeo si puedes, solo si puedes… Como en la vida misma, no te hagas el gracioso si no lo eres, y tampoco si no es el momento o la audiencia adecuada.
  • Contagia entusiasmo, cae bien, ¡no seas aburrido! Si estás de aniversario, en vez de informar “Estamos de 5º aniversario”, trasmite alegría con un “”¡Queremos celebrar contigo!” Inspira felicidad y alegría, la gente no solo compra productos y servicios, las personas compran experiencias que les hagan sentirse bien. No hagas ver la compra como un proceso aburrido, monótono y rutinario.
  • Usa el A/B Testing, claro, como te decía antes, en las campañas de mailing hay tanto que es cuestión de probar y probar… pero hazlo con pruebas donde realmente haya una diferencia: testa emociones diferentes, proposiciones diferentes, asuntos con y sin pregunta, con misterio o sin él. Testar cambios mínimos no te arrojará grandes cambios en el análisis posterior de los resultados.
  • En cuanto a la longitud del asunto, si bien Mailchimp no arroja grandes oscilaciones en la tasa de apertura por la longitud del asunto, sí insisto en que si tenemos en cuenta el mobile, nos es válida la máxima de que lo bueno si breve, dos veces bueno: Gmail muestra un máximo de 70 caracteres, Outlook 73, iPhone 41 en vertical y 64 en horizontal, Android 27 a 30 caracteres en vertical y de 46 a 62 en horizontal, mientras que un Apple Watch solo muestra 16. Mejor seamos todo lo breves que podamos, y si no puede ser corto, pongamos lo más importante primero para asegurarnos de que se leerá lo que nos interesa.

Para terminar, algunos datos a tener en cuenta

  • Según datos de CoSchedule, el 35% de los receptores abren un email basándose únicamente en el asunto.
  • El 69% de los emails reportados como Spam lo son solamente por el asunto
  • La personalización en el asunto supone aumentar la tasa de apertura una media de un 29’3%
  • En cuanto a la longitud del asunto, en principio los datos del estudio de Mailchimp no indican grandes diferencias en las tasas de apertura, pero debemos tener muy en cuenta el mobile para esto.
  • Optimonster confirma un aumento de la tasa de apertura en un 45% con el uso de emojis en el asunto

Ya sabes, sigue estos consejos para que tus emails vayan preparados para la lucha en la batalla de la bandeja de entrada. Y si tus campañas de mailing son grandes y prefieres contar con ayuda, ¡aquí está BySidecar!

Pin It